La búsqueda del conocimiento…

Desde el principio de los tiempos el ser humano ha estado en una constante búsqueda del saber. En dicho proceso se cuestiona, indaga, investiga, analiza, adopta, descarta e infiere y llega a sus propias conclusiones. Este ejercicio le ayuda a desarrollar su pensamiento crítico, el cual le permite asentir u objetar, asumir posturas y dar opiniones sobre cualquier asunto. Defender, cuando es necesario y con argumentos sólidos, su posición respecto a algún tema. Ahora bien, esto no puede surgir desde la nada.

Asumir posturas, tomar decisiones y actuar conforme a, presupone el entendimiento sobre algo, producto de su estudio, así como de las experiencias vividas. Este proceso, a lo largo de nuestras vidas, reclama el que sea uno constante y continuo. Y en todo cuanto uno emprenda, es preciso e imperativo estar preparado. La educación es la base de todo, eso lo sé por vocación y convicción. Por eso la disfruto y la vivo. Cualquier tema, por más insignificante que parezca, me provoca investigarlo y luego de pasar por el proceso ya deja de serlo para convertirse en ganancia. Aprender algo nuevo, siempre, siempre, siempre es bueno. Aún de lo negativo se aprende, la clave está en tener la habilidad y capacidad de transformarlo en algo que sea productivo en nuestro quehacer.

Las fuentes de información son inagotables (los libros, nuestros pares, la experiencia) y están al alcance nuestro, sólo es cuestión de salir en su búsqueda y aquilatarlo. Por ejemplo, me fascinan los libros de María Benedetti, educadora ambiental e investigadora etnobotánica y con quien tuve el privilegio de tomar su curso Bendiciones Botánicas y el taller de Yerbas Medicinales y Antivirales. En sus escritos, ella no tan sólo recoge toda la sabiduría tangible de la tradición de medicina verde y sanación espiritual del pueblo borincano, según expresa, sino que también honra la particularidad del léxico de nuestros “viejos“. Es la misma palabra dicha, según expresada y producto del ejercicio empírico y de la sabiduría pueblerina, lo que hace de sendos textos una joya. Por eso recomiendo la lectura de sus libros ¡Hasta los baños te curan!: Plantas medicinales, remedios caseros y sanación espiritual en Puerto Rico y Sembrando y Sanando en Puerto Rico: Tradiciones y Visiones para un Futuro Verde. A través de los mismos Benedetti nos transporta en un viaje al pasado, de forma muy amena y rica en conocimientos, a identificarnos con nuestras raíces ancestrales. Y pongan en agenda, al igual que yo, la lectura de su nuevo libro escrito en colaboración con Jacqueline Negrón Flores, maestra holística y artista gráfica: 12 Árboles Amigos.

No lo sabemos todo, eso es imposible, pero de lo que sí queremos saber pongamos todo nuestro empeño por aprenderlo y hacer un hábito su repaso. No renunciemos a la búsqueda del conocimiento, sea cual sea nuestro interés. A su vez, sigamos el principio de aprender haciendo, según lo promovieron Piaget, Ausubel, Bruner y Dewey, sólo así podremos apoderarnos del proceso haciendo de la experiencia una significativa. Nutramos el mismo con todas las fuentes disponibles, sin buscar atajos. Lo contrario sería como leer el compendio y perdernos el valor y la riqueza de la totalidad de una obra literaria.

Lindo día para todos!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s